Busqueda en el blog

miércoles, 25 de abril de 2012

Si Dios no existe...Parte III


 "El pequeño espacio del corazón es tan grande como el vasto universo. Los cielos y la tierra están allí y el sol y la luna y las estrellas; el fuego y el relámpago y los vientos se hallan en él; y todo lo que ahora es y todo lo que no es; porque todo el universo está en El y El mora en nuestro corazón...El Espíritu que está en el cuerpo no envejece ni muere, y nadie puede matar al Espíritu que es perdurable. Este es el verdadero castillo de Brahma, donde mora todo el amor del universo. Es Atman, Espíritu puro, más allá del dolor, la vejez y la muerte; más allá del mal, el hambre y la sed. Es Atman, cuyo amor es la Verdad y cuyos pensamientos son la verdad".

De Chandogya Upanishad



-Dios de los místicos. Eros de la religión-

En un sentido amplio el adjetivo “místico”, abarca cualquier experiencia que las personas puedan interpretar como un contacto directo con una realidad espiritual no humana, tanto si se cree que se trata de la presencia de Dios como si no. 
Este contacto, sobretodo entre los místicos cristianos y musulmanes, está impregnado de una emoción de amor con un deseo de unión, o bien de disolución de la propia personalidad (en El).


El “misticismo” puede referirse a todo el campo comprendido por este tipo de experiencia o a su expresión literaria, o a una doctrina que suponga que tal experiencia es posible y auténtica, no solo en un sentido psicológico sino en el sentido de lo que afirma ser.
Para describir la experiencia hablan de “lo Inefable” (R.Otto), aunque la dificultad del lenguaje hacía que con frecuencia recomendaran el silencio como la mejor manera de acercarse a Dios (R.Pannikar).
La experiencia de la unión mística, aun siendo un fenómeno raro, puede decirse que constituye el núcleo de la vida religiosa.
Solo en la unión mística, Dios, en lugar de ser concebido solamente en términos especulativos, es sentido como tal en un “contacto” directo.

¿Cómo puede lo Eterno e Infinito “darse” auténticamente en actos que no implican nociones abstractas?

Esta experiencia es directa, no es en absoluto sensorial: puede estar, pero no es necesario que esté.
Tras la variedad cultural y psicológica, persisten ciertos temas básicos, lo que sugiere que nos encontramos ante una rara experiencia humana que es, tan universal como el amor.
La tradición oriental resalta con mas fuerza el proceso por el cual el alma se disuelve con el Absoluto. 
En el misticismo occidental, los temas de aniquilación no están ausentes, pero siempre  han incluido la idea inequívoca de un alma desvaneciéndose sin dejar rastro en el abismo de Dios, y es característico de los que cruzaron los límites de la tradición establecida.

Existen obstáculos morales, teológicos e institucionales para que el misticismo sea reconocido por las distintas iglesias.
En los místicos cristianos, la unión no era algo que se mereciera, era un don de gracia y solo podía el místico llegar suprimiendo la propia voluntad, reduciendo el alma a un estado de pasividad perfecta por medio de la cual pudiera actuar Dios. 
Este estado del alma apenas se diferencia de la idea de autodeificación.
En términos cristianos, islámicos y judaicos, seguir la voluntad propia antes que la de Dios, es el pecado por excelencia. En los actos de sumisión voluntaria a la dirección divina, la voluntad, y así la integridad de la persona, no es aniquilada ni sustituida por Dios. El concepto de Iglesia supone ser mediadora irremplazable entre Dios y su pueblo, expresandose a través de los sacramentos: actos ejecutados por personas dentro del orden de la iglesia, que entrañan la presencia divina y comunican la fuerza de la gracia; sin embargo un místico no necesita intermediarios.

Una ambigüedad persiste en el acercamiento místico al mundo creado. Encontramos en alguos escritores místicos, una oscilación entre dos extremos. El místico no quiere concoer ni desear más que a Dios y cualquier lazo con el resto del mundo es un acto de idolatría. En la enseñanza cristiana, hay cosas y cualidades que pueden considerarse valores autónomos aunque no absolutos, y hay otras cosas que, sin tener ningún valor intrínseco en sí mismas, son imprescindibles para producir bienes autotélicos. 
La vida de un místico radical es un esfuerzo por suprimir enteramente cualquier vínculo mental, cognoscitivo, moral o estético con el mundo de las cosas finitas-incluyéndose él; la liberación espiritual consiste en la liberación de toda ligadura con la materia.
Esta actitud, puede seguir dos direcciones, la teocrática-ascética o la antinomiana-anarquista (aveces tambien una combinación entre ambas). El místico maniqueo, regula su vida de una forma disciplinada, al estilo de los cátaros; por esta regla de tres, un contemplativo puede muy bien permanecer en su estado de unión con Dios, imperturbado pro su cuerpo, que mientras tanto es libre de realizar cualquier cosa aunque no sea moralmente correcta.
¿Cuales son las consecuencias morales y filosóficas que pueden extraerse de la variante panteísta (en oposición con la maniquea) de la experiencia mística?

Un mundo saturado por la Deidad no diferenciada que se desvela a sí misma plenamente en cada grano de arena, no necesita ser panteísta en el sentido propio, aunque puede serlo. Para un panteísta, las criaturas no son solamente “signos” de Dios, sino que existe una dependencia necesaria, un vínculo sustancial que ata a Dios al universo (¿si desaparecieramos Dios dejaría de existir?, entonces nosotros en cierta manera somos Dios).
 El panteísmo naturalista, traslada a la naturaleza ciertas propiedades divinas; apenas difiere de un ateísmo claro (decir que el mundo es Dios equivale a decir que no hay Dios-Hobbes).
El panteísmo espiritualista incluye la creencia de que el Dios que se manifiesta en su creatividad es Dios mismo; la realidad es de naturaleza espiritual.
Esta visión del mundo, en muchos casos pasa por alto la realidad del Mal (tambien en el cristianismo existen problemas al respecto).

En la tradición establecida del monoteísmo, el mal moral, aunque no causado por Dios y aun carente de fundamento ontológico, era real y al menos en parte irredimible. La mala voluntad de los hombres y los demonios, ejecutando su libertad o autodeterminación, constituía una auténtica energía que desafiaba directamente los planes de Dios. En la visión de los panteístas todo lo que ocurre es de inspiración divina y debe formar parte del proyecto de la providencia. Bajo este supuesto, la distinción misma entre Bien y Mal es difícil de definir.
La adoración del panteísta místico del espíritu de Dios, podía llevar a la negligencia moral a la que llevaba la doctrina contraria, que incluía el desprecio maniqueo de la materia.
En realidad lo que está en juego es el significado de la unidad última de la realidad, cuestión principal en la linea divisoria entre la sabiduría del Extremo Oriente y las religiones del oriente medio europeo, basadas en la revelación.
Otro de los peligros inherentes en la experiencia mística, en términos de educación religiosa institucional, ha sido que mientras el místico goza en comunión con Dios; el Ahora que todo lo absorbe no se ve perturbado por el fluir del tiempo. Todos los criterios a los que se somete nuestra vida cotidiana se disuelven, privándolos de sentido.
Esta capacidad de prescindir de las normas morales cristianas, se ve fortalecida por el esfuerzo que hace el místico por limpiar su conciencia de todo motivo egoísta, incluido el deseo de su propia salvación. Solo el amor puro, perfectamente desinteresado, merece el nombre de amor, a diferencia del propio interes.

A lo largo del tiempo se ha intentado buscar un lugar dentro de las instituciones oficiales para el misticismo, buscando sobretodo criterios teológicos y morales: la distinción ontológica entre Dios y alma debe quedar intacta; un místico no puede usar la contemplación como pretexto para hacer caso omiso a las normas tradicionales; la veracidad de la expriencia mística pasa por reforzar las virtudes ordinarias de humildad, caridad y castidad.

¿Por qué el misticismo es de fundamental importancia cuando se trata de captar la naturaleza misma de lo Sagrado en términos cognoscitivos?

Dios es un Ser Omnipotente que creó todas las cosas, visibles e invisibles, y que el mundo como un todo y cada cosa por separado dependen de su voluntad. Estos principios, que los teólogos afirman poder establecer como consecuencia de un razonamiento especulativo, son parte de la experiencia directa del místico.
No hay duda de que existe un tipo especial de experiencia que como mejor se expresa es diciendo que es “ilusoria”.
Declarar que cierto objeto es “meramente una ilusión” es, lo primero de todo, inteligible solo mediante el criterio de consenso social. Pueden tener sentido cuando significan o que todas las cosas son transitorias o que ser en el tiempo no es ser en sentido propio. Este significado es el componente básico de la percepción de que “el mundo es un sueño”.
La idea principal es: lo que pertenece al pasado o al futuro no existe, por definición mas que el recuerdo o en la esperanza, es decir, subjetivamente; mientras tanto, el presente por definición, desaparece en cuanto tratamos de capturarlo. Estas palabras no tiene sentido mas que cuando está impllicado un sujeto que percibe. Lo que es intemporal, es mas allá del tiempo; si no existe nada más allá del tiempo, nada existe.
Esto dió lugar a la conclusión natural de que lo que es, es distinto de los objetos materiales, y por tanto es una mente: pero una mente obtenida asi, por reflexión, tiene que ser radicalmetne diferente de lo que conocemos introspectivamente, es decir, a partir de un pensamiento, sentimiento y percepción móviles. 
La convergencia final del Ser neoplatónico con el Dios judío y cristiano nos parece comprensible si consideramos la necesidad (histórica, no lógica) de traducir el mito original al lenguaje filosófico griego y de transformar la biblia en una historia metafísica.
 La imagen de un Padre tierno y misericordioso supone propiedades que dificilmente corresponden a esta entidad metafísica. 

¿Cómo puede el Absoluto estar sujeto a efectos? ¿Cómo puede tener un perfecto conocimiento de los individuos, dado que El es todo lo que El conoce y que, por consiguiente, tanto las personas como las cosas tienen que tener, además de su existencia empírica, una especie de modelo ideal en la mente divina, al ser Dios inmovil, perfectamente simple y no compuesto?

Admitir esto es aceptar la fragilidad dela razón humana y la primacía de la fe.

Fuente: "Si Dios no existe..." Sobre Dios, el diablo, el pecado y otras preocupaciones de la llamada filosofía de la religión. L.Kolakowski. Ed Tecnos

1 comentario:

genesisb14 dijo...

Hola que tal, me llamo Genesis y tu blog es muy interesante, me encantaria incluir tu web en mis directorios webs, estoy segura que tu blog sería de mucho interés para mis visitantes, si te interesa respondame con un email a genesisb14@hotmail.com
Un beso! y Suerte con tu BloG!
Genesis